"La gente cree que soy una persona bastante extraña. Eso es incorrecto. Tengo el corazón de un niño pequeño. Está en un frasco de vidrio sobre mi escritorio" . Stephen King.

sábado, 26 de septiembre de 2009

Game Over

Ser el presidente, conllevaba una responsabilidad que muy pocos conocían, incluso algunos hombres que lo habían antecedido en el cargo, desconocían, la enorme responsabilidad que tenían entre sus manos. Débiles e ingenuos, pensó.
Pero él no era así, él sabía perfectamente cuál era su responsabilidad y lo más importante, sabía qué debía hacer llegado el momento. Presupuso que los que quedasen lo considerarían el mayor genocida de la historia, pero él sabía que lo que iba a hacer era necesario. La sociedad había dado la espalda a Dios, y otros, aprovechando esta debilidad de fe, imponían su doctrina por todo el mundo.
Al igual que a otros antes, el mensaje divino le llegó alto y claro, había llegado la hora, era necesario un nuevo reinicio.
Se sentó en la soledad de su despacho y lentamente abrió el maletín, giró la pequeña llave, introdujo un código alfanumérico y levantó el teléfono interno. Al otro lado de la línea, una nerviosa voz solicitaba una contraseña, tras dársela, el botón que curiosamente tenía forma de hongo se iluminó.
Rezó durante unos minutos, puso su firme mano sobre el botón, cerró los ojos y lo pulsó. ¡Game over!

Título: Game Over \ Género: Ficción \ Autor: El Susurrador \ Imagen: de (aquí)

12 comentarios:

vangelisa dijo...

¿Un juego?

Noelia dijo...

Y encima reza?? uy que extraña religión tiene!!! Muy bueno y no es tan irreal lamentablemente.

saludos

Noe

El Susurrador dijo...

R- Vangelisa

Si o no, no lo sé. El relato se me ocurrió porque estos días sólo veo a los presidentes cada vez que paso ante un televisor.

Un abrazo.

El Susurrador dijo...

R- Noelia

Hola Noelia, gracias por pasarte por mi casa, y gracias por añadirte a la lista de seguidores.
Espero verte de nuevo por aquí y que disfrutes leyendo mis relatos, al menos, tanto como yo disfruto escribiéndolos.

Un abrazo desde Galicia.

Primerodemayo dijo...

Muy buenas susurrador... Muy interesante el blog, de echo con estas extrañas en cierta forma me e sentido indentificado con el mio... Que por cierto tambien tiene la palabra susurro de titulo.

Un saludo

El Susurrador dijo...

R-Primerodemayo

Gracias por tu visita. Estas invitado a pasar cuando quieras.

Ahora mismo te devolveré la visita, me apetece conocer tu casa.

Un abrazo.

Primerodemayo dijo...

Gracias por tus comentarios y por comentarme el fallo que tengo con el chrome, intentare resolverlo aunque no se a que se puede dever.

Por lo demas pasare a menudo por aquí yo tambien, y si no te importa voy a poner un link de tu blog en el mio.

El Susurrador dijo...

R- Primerodemayo

Lo dicho anteriormente, cuando quieras.

Me gustó tu casa, y como te comenté, me pasaré siempre que pueda.

Un abrazo.

Food and Drugs dijo...

No sé Obama, pero espero que las hijas de Zapatero, en su periplo por la Casa Blanca, no den con el pulsador de marras.
(conste que estoy en contra de las salvajadas que se han dicho de ellas, pero, rapaciñas mías, como se vos ocurre ir a ONU co voso pai, que e o presidente de España, disfrazadas de Darth Vader, esa cabeziña!!!)
:-)

laquesuscribe dijo...

En el fondo sí que estamos todos inmersos en una especie de juego gigante del que no somos más que unas piezas, menudencias, para un pequeño puñado de poderosos.

Besos, Susurrador susurrante

( me gusta la banda sonora y el encabezado de S. King)

El Susurrador dijo...

R- Food and Drugs

Estoy contigo, no podemos romper lanzas en favor de la libertad de expresión, sea del tipo que sea, y luego crucificar al primero que se pone a tiro. Pero en este caso... Válgame Dios.

A propósito, por mucho que miré la foto, no vi a las hijas de Obama, y eso que salen en la tele con su papá muchas veces ¿quizás esta no era una ocasión para ello? Hay ZP moito che queda por aprender, e que pouco tempo tes.

Un gran abrazo.

El Susurrador dijo...

R- Laquesuscribe.

E incluso a veces somo los peones de los no tan poderosos. Es cierto que muchas decisiones que nos afectan a todos a diario, están en manos de unos pocos, por ello debemos de darle mucha más importancia a la hora de elegirlos, pues mal que nos pese, pasando sólo conseguiremos que sigan haciendo lo que quieren con nuestras cortas y ya de por sí complicadas vidas.

En fin, hoy aun es martes y miremos todo con más optimismo.

Un gran abrazo.